Pastor’s Reflection

Third Sunday in Ordinary Time - January 24, 2020

Pablo Navarro

Dear Friends,

As we hear in the Gospel proclaimed today, Jesus’ call to His disciples...we also must resonate with that call...as the Lord calls us each day to follow Him. Jesus’ call to conversion is sort of like New Year’s resolutions. We make New Year’s resolutions because we realize we can do better, we can be better, we have more potential than we are using.

Until we hopefully reach heaven where we will be perfect, there's always be room for improvement, always be some areas of our lives where the Gospel of Jesus Christ has not yet penetrated...meanwhile, do not allow the “other Spirit” to discourage and batter you...remain in the peace of the Lord open to respond to His constant call.

Take time to refresh the life of the Spirit that has been given you. Then witness your faith like disciples and believers throughout the ages. Be assured of my prayers for you and for your dear ones. May the good Lord bless you with wisdom, health, peace and abounding hope. Please pray for me.

In Christ,
Msgr. Pablo A. Navarro

Reflexión Del Párroco

Tercer Domingo en el Tiempo Ordinario - 24 de Enero del 2020

Queridos Amigos,

En el Evangelio proclamado hoy Jesús llama a sus primeros discípulos para que lo sigan. Esa llamada debe tener resonancia en nosotros ya que el Señor también nos llama cada día para que lo sigamos. La llamada de Jesús es parecida a esas promesas que nos hacemos al comienzo del año nuevo. Hacemos estas promesas en el año nuevo por que os damos cuenta que podemos hacer mas y ser mejor...tenemos mas potencial de lo que usamos.

Hasta que con el favor de Dios lleguemos al cielo...donde seremos perfectos...siempre hay posibilidad para mejorar...siempre hay áreas de mi vida donde todavía el Evangelio de Jesucristo no ha podido penetrar. Mientras tanto, no dejes que “ese otro espíritu” te desanime. Mantente en la paz de Cristo con el corazón abierto a responder a Su continua llamada.

Tomen tiempo para meditar y refrescar la vida del Espíritu que se les ha dado en su bautismo. Entonces den testimonio de su fe así como lo han hecho los cristianos en cada siglo. Asegúrense que están ustedes y sus seres queridos en mis oraciones cada día. Que el Señor los fortalezca con salud y con paz. Por favor, oren por mi.

En Cristo,
Mons. Pablo A. Navarro